De rojo tirando a negro

Un mundo para descubrir

Escrito por rojotirandoanegro 20-11-2007 en General. Comentarios (0)

Que hay todo un mundo para descubrir lo sabemo todos. Estar dispuestos a ello no hay muchos. E interesarse por cosas absurdas que al final te pueden servir para algo (como para aportar ideas en un trabajo) todavía lo hacen menos.

 

Ayer descubrí una web que está dedicada exclusivamente al mundo del pan (www.magazinedelpancom). Y entre sus apartados hay uno que habla sobre los panes del mundo, lo que me parece muy interesante para acercar costumbres o tradiciones.

 

Entre ellas destaco esta historia:

 

La Broa
En Portugal y en buena parte de la Provincia de Orense (España) este pan tradicional se elabora con una base muy importante de maíz blanco.

La Broa o Boroa es una palabra antigua formada probablemente a partir del término "boruna", perteneciente al idioma prerrománico. En castellano suele escribirse como "borona", mientras que en portugués persiste el término "broa" y en gallego la palabra "borroa".

En una escritura antigua que data del año 1220, ya se aludía el término en un comentario en el que se señalaba que "los dueños de una casa ubicada en la región de Guimaraes tenían por obligación hacer boronas". Para el año 1258, en otras referencias culinarias, se mencionaba la "borona de milho" como uno de los panes que acostumbraban a comer las gentes de pueblo.

La teoría de que el milho (maíz) ya se conocía en el viejo mundo antes del descubrimiento inmortal de Colón, es respaldada por historiadores como Michaud, Daru, Sismondi y Grelgoy. Tal concepción encuentra su mejor base en una carta latina que Molinari publicó en su Storia D´Incisa y de la cual se desprende que en el año de 1204, cuando por virtud de los movimientos migratorios que generaron las Cruzadas los pueblos de Europa se confundían con los de Oriente, el Marqués de Motferrat, compañero de armas de Bonifacio III, trajo del Asia Menor (Anatolia) una especie de grano blanco y amarillo. Dicho grano fue repartido por el noble entre sus feudos del barrio Incisa, ubicado en el alto Montferrat, no sin antes haberles indicado que llevaba por nombre milica.

Esta palabra latina se encuentra también en una crónica antigua, publicada por Muratori en 1727 y Crescencio, padre de la agricultura italiana. En el tratado de economía rústica, escrito más de un siglo antes del descubrimiento del Nuevo Mundo, se declara que en Italia se cultivaban dos especies de milica, una de color encarnado y la otra blanca.

Las referencias anteriores, sin embargo, parecen contradecir la idea de que el milho (Zea mays) es originario de América Central y que fue introducido en Europa por Cristóbal Colon, distribuyéndose rápidamente por el mundo gracias a los viajeros portugueses.

En la edad media, el pan confeccionado con milho se llamaba "boco" y era considerado el pan de los pobres quienes lo consumían diariamente. Se trataba de un alimento muy diferente al pan de "rua" hecho a base de trigo, destinado a gente de mayor rango social.

En la actualidad, después del trigo y el arroz, el milho resulta el cereal más cultivado. En Portugal, por ejemplo, el área sembrada suma aproximadamente 180 mil hectáreas. Los granos más utilizados son híbridos que lideran la siembra en un 71,4%.

La siembra del milho se realiza en el período de Primavera-Verano. La temperatura óptima para el crecimiento del grano oscila entre 24 y 30 grados centígrados. Para el desarrollo del milho resulta de vital importancia el riego adecuado de las plantas. La calidad del grano también es importante para asegurar la rentabilidad de la siembra.

El milho es un grano muy estudiado por la rama de la biotecnología. Los últimos desarrollos llevados a cabo en esta materia, intentan introducir genes para aumentar la resistencia a los insectos. Sin embargo, hasta la fecha, la tecnología no ha podido resolver muchos de los problemas que enfrenta el milho desde el punto de vista fitosanitario. Las plagas, que gustan de atacar el grano durante su ciclo vegetativo, todavía generan grandes pérdidas a los agricultores.

Todo empieza cerca del final...

Escrito por rojotirandoanegro 18-11-2007 en General. Comentarios (0)
Muchas veces cuando alguien escribe una canción no es del todo consciente de su significado. Palabras, frases y música que se enlazan para crear historias. Pero ninguna tan cierta como la de Fito & Fitipaldis y su último disco. Después de toda una vida dedicados a la música ha sido ahora cuando han conseguido alcanzar el gran público, y así lo demostró este fin de semana en Barcelona. El que en principio debía ser un solo concierto se convirtió en dos consecutivos con lleno absoluto. Más de 20.000 personas la noche del viernes (y otras tantas la del sábado, pero de estas no fui testigo), coreando las canciones del grupo que saborea su mejor momento.
El concierto del viernes fue una gran fiesta. Empezó a calentar el ambiente Quique González. Aunque su actuación no fue recibida por todos por igual, consiguió levantar algún aplauso y sirvió como el mejor de los presentadores del “gran Fito Cabrales”. A las diez y media, muy puntual, entraron en escena Fito y los suyos con la canción que da nombre a su último disco, “Por la boca vive el pez”. No le hicieron falta ni dos notas para poner el Palau Sant Jordi en pie y mantenerlo así las más de do horas y media que duró su actuación. Con dedicatorias a Cataluña, a su público y, sobretodo, a sus músicos, el concierto fue alternando canciones de ahora y de antes.
Aquí, un riff propio de los Stones rematado con un solo de saxo. Allá, una balada con crescendo épico subrayada por el coro de gargantas del Sant Jordi. Todo para dejar lucir a sus músicos que, todo hay que decirlo, se merecían ese protagonismo. En Cerca de las vías, Fito compartió foco y micro con (devolviendo así los piropos del principio) "el gran Quique González". Hubo set acústico y las versiones de la noche fueron la habitual Deltoya (Extremoduro) y Quiero ser una estrella, de los Rebeldes, canción que aseguró le gustaba mucho tocar especialmente en Catalunya (no sé por qué será). Pero el momento más emotivo tubo lugar cuando cantó Soldadito Marinero. ¿Qué se debe sentir cuando tienes delante a 20.000 personas cantando tus canciones? Debe ser impresionante.
Al final la actuación del público decepcionó un poco. Tal vez era porque habían pasado más de dos horas y media de concierto, pero nadie reclamó un bis. Y eso que Fito & Fitipaldis no habían cantado todas las canciones de su último disco. Pero tal vez, las entradas y salidas del escenario ya se habían considerado aceptables y nadie se atrevió a pedirle más a su ídolo. Quizá, él también espere no agotar a su público y que, después de lo que le ha costado, éste siga apoyandolo como ahora en el futuro.



Personalmente, disfruté mucho, muchísimo del concierto. Primero porque iba con dos amigas a las que veo muy poco y con las que me hace ilusión compartir momentos así. Después porque allí me encontré con una pareja con la que también me hubiera gustado compartir más tiempo (no pudo ser... queda pendiente para el próximo concierto). Y también porque yo soy una de las que ha descubierto ahora a Fito, pero que ya conocía algunas de sus canciones, que, como siempre, recuerdan otros momentos. Cantar, saltar y emocionarse. Tres ingredientes que hacen de los directos un lugar muy especial en el que te puedes olvidar de todo lo demás... Un diez para los músicos, los del equipo de sonido e iluminación (por cierto, un montaje muy chulo) y para mis amigas, que se lo merecen.

Momentos

Escrito por rojotirandoanegro 11-11-2007 en General. Comentarios (0)
El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.
Alexander Pope

Renfe más allá de Barcelona

Escrito por rojotirandoanegro 08-11-2007 en General. Comentarios (1)

Es cierto que ahora Renfe parece tener más problemas que nunca en Cataluña. El hecho de afectar a Rodalies ha conseguido movilizar a un gran número de personas (me acaban de enviar un mail de una plataforma por un servicio mejor, imaginaros). Y, para que mentir, nunca el servicio ha sido tan nefasto como ahora con líneas cortadas indefinidamente, socavones en varios tramos de unas obras que parecen no acabar nunca, retrasos... Pero Renfe ya traía problemas hace tiempo. Sí, aunque Barcelona a veces no lo recuerde, no es el centro del mundo y los servicios llegan más allá. Y hacia el norte, que es lo que yo conozco, los problemas y deficiencias vienen de muy atrás. Leí de alguien que se hace llamar periodista que en realidad los gerundenses sólo se quejaban por envidia, para llamar la atención porque se sentían inferiores. Pero señor, no es así. Nosotros tuvimos problemas mucho antes de que Rodalies se viera afectado. ¿Cuántas veces no ha pasado un tren de media distancia? ¿Cuántos retrasos habéis contado en vuestros viajes? ¿Cuánta horas interminables habéis parado en Sant Celoni o Maçanet? ¿Cuántas veces no habéis podido sentaros, habéis ido como ganado apretujado y encima teniendo que dejar paso al revisor que no se da cuenta de la situación?. Y lo que es peor, ¿cuántas explicaciones habéis recibido por todos esos problemas, averías y demás? Ninguna, seguro. O tal vez alguna de muy escasa. Y esto sigue pasando. Si no que le pregunten a los pasajeros del tren de las cuatro y media de la tarde del domingo 4 de noviembre. ¿Es que los señores de Renfe no hacen previsiones? ¿Qué no hacen previsiones como todas las empresas? Pero que digo, como servicio público ¿no debería estar más pendiente de lo que necesita el usuario?. Pues no. Ese día, domingo, fin de un puente de cuatro días y además con fiestas en Gerona a nadie se le ocurrió pensar que habría mucha más gente esperando el tren durante toda la tarde. Y nadie propuso poner más vagones o aumentar la frecuencia de los trenes. ¿Para qué? Que más da, si ninguno de esos ejecutivos-funcionarios va a viajar en ese tren, apilado o encajado como piezas de puzzle para conseguir que quepa más gente. O ninguno va a tener que esperar más de una hora en la estación de Caldes para que pase el siguiente tren porque no ha conseguido un hueco en el que esperaba. Sí, creo que se me ha escapado la vena revolucionaria, pero es que me parece indignante. Y ahora falta que, si algún día lo consiguen, acaben las obras del AVE en Barcelona y sigan hacia el norte. Ya veremos después que pasa.

Y aquí ¿quién dimite?

Escrito por rojotirandoanegro 06-11-2007 en General. Comentarios (0)

Esto de Renfe no tiene nombre. Sí, lo sé, hablar de infraestructuras en Cataluña parece ahora casi un tópico y un tema muy recurrente para todos los periodistas, bloggeros y aficionados varios, pero es lo que hay. Y una tiene deformación profesional. Aunque yo no me alargaré demasiado. Los que pasa está bien claro: la previsión ha sido un desastre; los estudios de terreno, si se han hecho, no han seguido el procedimiento correcto (y el que me diga lo contrario que me traiga los papeles y un técnico que me explique todo lo que se requería y lo que hay hasta el momento), no se han tenido en cuenta los edificios colindantes ni los daños y perjuicios a los vecinos. Hasta ahora, y con suerte, no ha pasado nada demasiado grave más que algunos socavones y varias líneas de cercanías cortadas. Bueno, suerte... no tanta para los trabajadores que han fallecido de servicio. O para los que viven en los pisos de al lado y llevan meses y meses sin dormir o preocupado por donde pisan. Aunque estos si se pueden sentir afortunados si al final de todo no se ha caído ningún edificio. ¿Cómo no quieren que se hagan vídeos catastróficos como el de la Sagrada Familia? ¿Pero es que ya nadie se acuerda de el Carmel? Parece mentira, pero los responsables finales de estas obras parece que no. Y por eso, y porque a ellos no les afecta en realidad o porque se está demasiado bien en los sillones del Gobierno, aquí nadie dimite ni a nadie se le hace dimitir. Sólo hay promesas de seguir trabajando y arreglar los problemas. Pero lo peor es que no hacen ni eso. Cuanto más prometen, más problemas hay. Todavía recuerdo aquella frase de "para el 12 de septiembre ya no habrá retrasos ni restricciones en las vías". Y estamos a 6 de noviembre. ¿Algún político se atreve a venir, prensa en mano, y explicarle cuanto se ha trabajado para que los problemas se alarguen hasta el 30 de noviembre? Eso si todo va "bien", claro.

http://rojotirandoanegro.blogspot.es/img/Renfe.jpg 

Sobre este tema la prensa últimamente ha tenido muchos comentarios y titulares. Algunos han sido verdaderamente recurrentes, sólo hace falta dar una vuelta por el kiosco o por Internet. Y hoy he visto que la gente se preguntaba si después de todo lo que está sufriendo el usuario se le compensará de alguna manera. Porque por el momento además de retrasos y congestiones, tiene que pagar más de la cuenta para coger metros o buses adicionales. ¿Se apuntará la compañía eso que rondaba por la red de congelar las tarifas para el año que viene? Mucho me temo, y espero equivocarme, que va a ser que no.